Temas Populares

Posted by : SooriBang 17/9/14




Capítulo 05.

Kim Sung Kyu era una persona perezosa allá donde las hubiera; siempre lo había sido y siempre lo sería, eso estaba más que claro.

Era de esas personas que podían quedarse en la cama toda una mañana viendo la televisión o tirarse toda la tarde leyendo algo. Una persona sumamente inteligente, aunque pareciera lo contrario, y quedaba demostrado en todos y cada uno de los exámenes que había hecho a lo largo de su vida.

El problema normalmente era presentarse a la hora acordada y no llegar tarde para entregar trabajos de fin de carrera y esas cosas que le hicieran repetir curso.

Por eso esa mañana se encontraba de nuevo caminando por aquella avenida, bostezando y con las manos en los bolsillos para asistir a las pocas clases que tenía pendientes y terminar de una vez por toda los estudios para... no se sabe, dormir más horas al parecer o encontrar un trabajo que realmente le despertase.


Años atrás había intentado sobreponerse a las ganas de no hacer nada que lo acosaban a cada minuto, pero al final se había rendido por ser demasiado problemático. No encontraba nada que mantuviese su interés despierto y por eso se cansaba rápidamente de las cosas.

Y era una persona bastante pacífica, no le gustaba gastar energías en cosas (o personas) que no tenían solución. Pocas cosas lo alteraban y le hacían ponerse en estado de alerta, pero si las había siempre estaban relacionadas con aquel peliazul que le estaba gritando desde el otro lado de la calle para que se diese prisa.

- ¡KYUZIZI! ¡¡DATE PRISA O LLEGAREMOS TARDE!!
Sung Kyu le gruñó un buenos días, ignorando ya el sobrenombre que le había puesto porque definitivamente a esas horas de la mañana no estaba como para ponerse a replicar nada.
- ¿Desde cuando eres tan puntual sobre la hora? - le preguntó, ambos reanudando la marcha hacia la universidad.
- Oh eso... llevo tres días levantándome un par de horas antes para ir a ensayar, ¿has recuperado las energías después de lo de la cafetería?
- Nunca se duerme demasiado – le contestó con una ligera sonrisa antes de darse cuenta de lo que realmente había dicho su amigo – espera, ¿has estado levantándote a las cinco de la mañana para ensayar? ¿quién eres tú y que has hecho con Jang Dong Woo?
La risa histérica del peliazul llenó toda la calle mientras Sung Kyu intentaba hacerse una imagen mental. Si él era dormilón Dong Woo no se quedaba demasiado atrás.
- Es que he tenido que ajustar algunos pasos de baile.
- ¿Pero no lo tenías terminado?
Si su memoria no le fallaba su amigo le había dicho dos días después de la competición que tenía ya prácticamente todos los pasos ensayados.
- El individual lo terminé hace días pero estamos perfeccionando los pasos por parejas, ¡es muy divertido!


Sung Kyu asintió distraídamente antes de percatarse de lo que realmente le estaba diciendo Dong Woo.
- ¿Has dicho 'estamos'?
Dong Woo lo miró sin comprender a dónde quería llegar con todo aquello mientras esperaban que el semáforo se pusiera verde.
- Por supuesto, la categoría grupal es de dos a cinco personas, ¿como quieres que la haga solo? Ya te he dicho que las máquinas de clonación todavía no se han inventado y que aunque te hicieras clones para que fuesen a clases por ti saldrían igual de perezosos que tú, o quizás todavía más.
- Deja en paz a mis clones y explícame ese 'estamos', ¿con quién has estado pasando las dos últimas madrugadas?
- ¿Cómo que con quién? Con Ho Won, ¿con quién si no?
- ¿Con quién si no? - preguntó Sung Kyu notando como empezaba a hiperventilar.



El semáforo se puso verde y Dong Woo prácticamente lo cruzó dando saltitos.

- Refréscame la memoria, ¿estamos hablando del tipo de la cafetería?
- Sí.
- ¿Del tipo que tenía el pelo tintado de color morado de la cafetería?
- Sí, no creo que conozcamos a muchas más personas con ese color de pelo...
- ¿El mismo tipo que intentó asesinarte en medio de la cafetería y que te hizo llorar? - le cortó notando el latido de su corazón en la sien derecha.
- Sí, es él ¡que buena memoria que tienes Kyu hyung!
- ¿¡Acaso eres idiota!? ¡¿Cómo se te ocurre encerrarte en una sala de ensayo insonorizada con un tipo que ha estado a punto de matarte?!
- ¡Pero si es un buen chico! ¡Y baila genial, tienes que verlo! - exclamó emocionado con estrellitas a punto de salir por sus ojos brillantes.
- Dong Woo, los delfines parecen inofensivos pero matan marsopas sólo por diversión; violan y asesinan a los de su propia especie y pueden llegar a atacar a niñas pequeñas debido a su particular olfato a ciertas hormonas...
- ¿Has estado viendo el Discovery Channel a altas horas de la madrugada?
- No, lo leí hace tiempo... ¡el punto es que no tienes que fiarte de él por muy 'buen chico' que te parezca!
- No exageres, además mientras no esté Sung Jong cerca no hay ningún peligro...
- ¿Sung Jong? ¿qué tiene que ver él en todo esto?
- Sung Jong le influencia en la ira, ¿no te acuerdas de lo que nos contó?
- ¿Te crees esas gilipolleces?
Dong Woo asintió completamente serio, como si él supiera algo que Sung Kyu desconocía.


El mayor resopló intentando tranquilizarse.
- Entonces no ha intentando matarte, es un avance... ¿qué me dices de... lo otro?
Dong Woo lo meditó unos segundos antes de encogerse de hombros haciendo a Sung Kyu dar el grito al cielo.
- ¡Eso no es una contestación! Sabes de sobra lo que pasa a tu alrededor cuando te pones a bailar, ¿no te ha forzado? Dong Woo si te ha hecho algo dímelo porque pienso asesinarlo.
- No dramatices Kyu hyung, no me ha hecho nada.
- Pero eso no quiere decir que no esté planeando alguna estrategia de combate para secuestrarte y violarte.
El peliazul lo miró soltando una pequeña carcajada.
- ¿Has estado viendo series policíacas?
- No he estado viendo nada, anoche me acosté temprano...
- O directamente no te levantaste de la cama.
- Touché, pero no me cambies de tema – gruñó girando por una esquina donde visualizaron la entrada de la universidad varios metros más adelante.
- No te engañaré, le influencio pero no me ha hecho nada, eso puedo jurártelo.
- ¿Influencias?
- Ya sabes a lo que me refiero – murmuró apartando la mirada con las mejillas ligeramente sonrojadas – no me molesta así que no tienes que preocuparte.

Sung Kyu lo miró fijamente sabiendo de sobra lo que Dong Woo opinaba cuando alguien lo miraba con aquellas intenciones. Si no hubiera sido Dong Woo y su personalidad alegre y divertida estaba seguro que otra persona se hubiera encerrado en su casa y no hubiera salido de allí en una buena temporada. Pero también sabía que al peliazul le molestaba de sobre manera cuando notaba que alguien lo miraba con aquellos ojos, unos ojos cargados de lujuria hacia su persona.

Aquello era nuevo el que no le molestase que alguien lo mirase así...
- Te gusta.
Dong Woo dio un bote al escuchar aquello, girándose para mirar a un Sung Kyu con los ojillos entrecerrados esperando la reacción ante aquello.
- ¿¡Qué!? ¡No! - gritó sin apenas darse cuenta.
- Definitivamente te gusta – suspiró el castaño mientras se llevaba una mano a la nuca – sepas que a mí no me gusta esto y mucho menos me gustan las compañías que tiene ese chico así que voy a estar vigilándote.
- Te vas a parecer a Sung Yeol – dijo Dong Woo con una pequeña risa.
- ¿A quién?
- A esa jirafa que acompaña a Ho Won hyung y Woo Hyun hyung y que no deja de acosar al pobre Myung – dijo una voz a espaldas de los dos amigos que hizo a Sung Kyu girarse con el entrecejo fruncido para ver a Sung Jong y Myung Soo justo detrás de ellos – buenos días Sung Kyu hyung, me alegra que hayas decidido honrarnos con tu bella presencia.
- ¿Desde cuándo llevas ahí? - preguntó el mayor quien todavía no se fiaba de esos dos, menos después de la última conversación que tuvieron.
- Un par de calles, he sido buena persona y dejado que Dong Woo hyung te contase como han ido las cosas sin ti en estos últimos días.
- Todo un detalle – bufó el castaño antes de girarse hacia Dong Woo quien solo le sonrió de oreja a oreja.
- He estado estos últimos días comiendo con ellos, ¡son buenas personas!
- Los delfines Dong Woo, no me hagas repetirte lo de los delfines.
- No somos delfines ni vamos a asesinar y violar a los de nuestra misma especie – le replicó Myung Soo – solo estamos ayudando a Dong Woo para que entienda lo que está pasando, y tú deberías de darte cuenta también.

Sung Kyu fulminó a ambos con la mirada antes de pasar su brazo por los hombros del más bajo, entrando ambos por la puerta de la universidad.
- No me interesa, adiós.
Dicho esto el castaño secuestró a Dong Woo quien no hacía más que quejarse y decirle que era un gruñón.
- No me gustan, son raritos...
- Han sido buenos conmigo y me han hecho compañía durante las comidas, además como ya te he dicho Sung Jong se ha mantenido alejado de Ho Won y sus amigos mientras están conmigo.
El mayor lo volvió a mirar escandalizado.
- ¡¿Has estado con esos tres en mi ausencia?!
- Son muy divertidos – le contestó como si esa fuera la solución a todos los problemas del universo.
La campana sonó avisando que las clases comenzaría en breve.
Sung Kyu suspiró soltando los hombros de Dong Woo.
- Hablaremos después, ¡pero ni se te ocurra escaparte a reunirte con alguno de esos cinco raritos! De verdad que tienes un imán para los especímenes más extraños...
- No te llames extraño a ti mismo Kyuzizi, ¡nos vemos después! - se despidió el peliazul alejándose dando saltos y visiblemente contento.

Kim Sung Kyu cogió aire unos segundos y lo soltó todo de golpe. Definitivamente no tendría que haber dormido tanto y haber dejado a Dong Woo solo porque estaba visto que cuando perdía de vista a su mejor amigo este era capaz de hacerse amigo de los delfines.
- Malditos delfines, tienen la culpa de todo... - gruñó mientras entraba en clase y se escabullía a las últimas mesas del aula.



Estaba visto que tendría que tener una charla con esos dos grupos, empezando por esos tres amigos que parecían haber puesto su mundo patas arriba en apenas dos semanas.


∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞



- Raro, raro, raro, raro... muuuuy raro – balbuceó entre dientes un chico con mirada inquisidora. Parecía que intentaba escuchar algo a distancia, algo altamente imposible dado que la conversación que tan ansiaba escuchar se encontraba a varios metros por delante y, a no ser que desarrollase un sentido extraordinario del oído, se iba a quedar sin oírla.
- Llevas balbuceando incoherencias seguidas de
raro, raro, raro desde hace dos calles, ¿se te ha caducado la cafeína? - preguntó Woo Hyun caminando calmadamente con las manos en los bolsillos y más dormido que despierto a esas horas de la mañana.
- Dime que no es raro que esos dos estén espiando a los otros dos.
- ¿De qué diantres me estás hablando?
- ¿No lo ves? ¡¡Esos dos espiando a aquellos dos!!
Woo Hyun lo miró como si se hubiera vuelto irremediablemente loco hasta que Sung Yeol, con un quejido de frustración, le cogió la cara para que mirase en una dirección en concreto.
- ¡¡ESO!!
- Ah eso, ¿por qué es raro? Todos vamos en la misma dirección hacia la universidad, ¿o acaso esas dos monadas de detrás nuestra también nos están siguiendo? Sabía que era irresistible y muy cotizado pero...
- Cierra el pico, ese modelo con cara de niña camina junto a tu rival y ambos están persiguiendo a tu hámster endemoniado y al nuevo capricho de Ho Won, ¿soy el único que ve lo raro?
- Depende, ¿te estás mirando en un espejo?

Un nuevo quejido de frustración salió de la garganta de Sung Yeol. Si de por sí era imposible hablar con Woo Hyun a esas horas de la mañana era un maldito infierno.
- Ojalá estuviera Hoya aquí, al menos con él se puede hablar...
- ¿Te estás escuchando? Hoya es peor que un dolor de muelas. Es un demonio del infierno morado que ha venido a matarnos a todos con zapatillas metidas en el trasero.
- ¿Entonces realmente te planteas dejar que Hoya te meta una zapatilla por ahí? Un gran paso, sí señor, sabía que nadie podía vencer a ese loco del morado y que es una especie de líder en las sombras...
- ¿Habéis terminado de insultarme o queréis que me quede aquí esperando un poco más?

Ciertamente el chillido poco masculino que pegaron ambos chicos alertó a varios de los allí presentes, aunque estos rápidamente pasaron de largo al ver como Lee Ho Won fulminaba a sus dos amigos con la mirada.
- Ey chaval, ¿desde cuándo andas por aquí? - preguntó Woo Hyun con una sonrisa nerviosa en el rostro.
- Desde el
Es un demonio del infierno morado que ha venido a matarnos a todos con zapatillas metidas en el trasero, ¿o acaso se os ha olvidado que suelo esperaros en esa esquina? - pregunta señalando la esquina a su espalda que Woo Hyun y Sung Yeol acababan de pasar.
- Ah eso, era un cumplido... ¡además no te quejes, seguro que en vez del infierno sería el paraíso para ti! ¡es un infierno morado! - le replicó mientras Sung Yeol parecía buscar algo en el horizonte.
- ¡¡MIERDA, LOS HE PERDIDO!! ¡Mis planes! ¡Mis estrategias de combate! ¡Es tu culpa Satán morado! - gritó señalando a Hoya con el dedo.
- ¿Se ha esnifado el café? - le preguntó este a Woo Hyun quien se encogió de hombros.
- Según él es culpa de modelos, un hámster endemoniado, rivales míos y caprichos tuyos.
- ¿Caprichos míos?
- Eso parece, no sé... ¿te has comprado algo nuevo morado?
- A decir verdad tengo una nueva gorra que-...
- ¡¡Callaros los dos, ya vendréis a pedirme perdón cuando todo esto se vuelva una auténtica locura y esos cuatro se junten para formar un súper ejército que acabará con nosotros, nos esclavizará y acabará con nuestras hermosa amistad de todos estos años, tenedlo presente!!


Dicho esto Sung Yeol pegó cuatro zancadas (sí, cuatro justas) y entró por la puerta de la universidad perdiéndose a la distancia.
Woo Hyun y Hoya se miraron antes de encogerse de hombros mutuamente.
- ¿Soy el único que opina que Sung Yeol está loco? - preguntó Woo Hyun.
- En absoluto, tiene de eso mezclado con un poco de reina del drama así que es normal que delire en ocasiones.
- ¿Nos vemos después en la cafetería?
- Quizás llegue un poco tarde, quiero ir a la sala de ensayo a practicar unas cosas...
La sonrisa del moreno no tardó en aparecer.
- Vaya, al final esa jirafa loca tendrá razón y sí que es un nuevo capricho.
Hoya lo fulminó con la mirada.
- No seas estúpido que no he quedado con nadie, además ya te he dicho que vamos a actuar juntos, es normal que ensayemos.
- Eso es lo que dicen todos~ - canturreó el chico antes de irse hacia el aula de canto soltando risitas y haciendo que Ho Won tuviese ganas de asesinar a sus dos mejores amigos. Y la idea de las zapatillas metidas en lugares indebidos no la descartó por el momento.



∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞


Aquel era uno de sus lugares favoritos, incluso antes que el gimnasio y su propia cama. Si Hoya tenía la sala de baile como su lugar de paz mental dentro de la universidad el aula de canto para Woo Hyun era un remanso de tranquilidad.


Aunque su carrera no tuviera nada que ver con la de artes había optado por apuntarse este año al club en donde se pasaba horas y horas hasta quedarse afónico. Era una forma de hablar porque por mucho que cantase el chico lo seguía haciendo con la misma fuerza y pasión.


El resto de alumnos que allí habían aplaudieron su actuación y empezaron a recoger sus cosas mientras charlaban animadamente unos con otros, preparando próximas actuaciones, dándose consejos o, simplemente, de temas sin importancia.


Woo Hyun era uno de ellos aunque se despidió quedándose un poco más dentro del aula puesto que había acordado con Hoya verse dentro de media hora y prefería pasarse el rato allí dentro que ir a la sala de baile a ver a esos dos bailarines que parecían haber encajado a la perfección.

Quién iba a decirlo después de la escena de la cafetería de días atrás.


Negó con la cabeza, había cosas que no podían entenderse y pasaban porque sí, aunque admitía que lo que pasaba últimamente por allí era de lo más extraño si dejaba de lado a Sung Yeol y sus típicas locuras. No sabía decirlo con certeza pero desde que había comenzado ese año, más concretamente desde la aparición de Sung Jong, parecía que su mundo se iba a poner patas arriba.



Cogió aire un par de veces, esparció varias de las partituras y letras que habían estado ensayando y se dispuso a escribir y canturrear por lo bajo antes de que una voz a sus espaldas le sobresaltase.
- Admitiré que tienes talento.
Woo Hyun giró la cabeza sonriendo al verle.
- Y yo admitiré que es una agradable sorpresa verte aquí, según Dong Woo vienes cuando te da la santa gana porque prefieres estar durmiendo así que... ¿has venido a espiarme, hyung? - preguntó sin perder la sonrisa mientras Sung Kyu fruncía el ceño.
- Era un cumplido pero parece que todo te lo tomas demasiado a pecho, tomo nota de ello – le gruñó maldiciendo interiormente a su mejor amigo y su gran boca.
- Es un honor recibir un cumplido tuyo hyung, he estado investigando un poco dentro del club y resulta que por aquí eres una especie de dios divino y que todos te adoran.
- ¿Ahora quién ha estado espiando a quién? - preguntó el mayor.

Woo Hyun se encogió de hombros.
- He hecho mis deberes.

El menor sonrió triunfante al ver la cara de molestia de Sung Kyu. No podía evitar haber estado preguntando en el club cuando escuchó el nombre de ese hyung el primer día y le explicaron que el chico era el más mayor y que casi podría decirse una especie de líder en aquel lugar.
Todos le tenían mucha estima y respeto porque solía ayudarles y animarlos en las competiciones.

Por supuesto su curiosidad pareció aumentar al darse cuenta que tenía dos años más que él así que se dirigió hacia la fuente de información más fiable.
Dong Woo pareció un poco reacio a contarle cosas de su mejor amigo pero al final, después de que Hoya le advirtiese que si no le contaba algo lo iba a tener pegado a su culo durante varias semanas, accedió a contarle los pequeños detalles.

Unos detalles que venían siendo el como Kim Sung Kyu tenía que volver a la universidad a terminar algunas de las clases y como tenía la manía de quedarse dormido allá donde fuese.
No solo eso, al final terminó sabiendo su comida y color favorito, la música que escuchaba y que no le gustaban los perros, es decir, casi su vida entera puesto que Dong Woo pareció emocionarse de sobre manera cuando Ho Won le comentó que tenía nuevas ideas para los pasos de baile.

Al escuchar aquello Woo Hyun podía jurar que el peliazul le dijo todo aquello para deshacerse cuanto antes de él y poder empezar a bailar.
Definitivamente esos dos tenían más en común de lo que podía haber pensado en un principio.

- La verdad es que eres interesante hyung, aunque aún tengo algunas preguntas más... ¿tienes miedo a los perros de gran tamaño o a todos en general?
- ¿Qué mierda estás diciendo? - preguntó Sung Kyu a quién todo aquel asunto no le estaba gustando en absoluto.
Odiaba que las personas, sobre todo desconocidos que no le caían bien, supiesen cosas de él, cosas personales y privadas.
- Simplemente quiero saber algunas cosas...
Definitivamente aquello no le gustaba en absoluto y tenía unas ganas enormes de estamparle la cabeza a ese cretino contra el suelo y, estaba seguro, Sung Jong no estaba influenciando nada aquella vez. Simplemente ese niñato le ponía de los nervios.

Acortó la distancia cogiéndolo por el cuello del suéter mientras lo fulminaba con los ojos, sus rostros a escasos centímetros.
- Escúchame bien porque no pienso repetirlo, no me gusta que la gente crea saber cosas de mí así que será mejor que desaparezcas de mi vista.
- Será un poco complicado puesto vamos al mismo club y al parecer nuestros amigos se han hecho íntimos en estos últimos días – le contestó el menor sin perder la sonrisa y sin acobardarse por el rostro furioso de Sung Kyu a centímetros del suyo.
Es más, no le molestaba en absoluto esa situación.
Al final tendría que darle la razón a Hoya y admitir que le resultaba interesante.

- Ya me encargaré de esos dos – gruñó recordando a Dong Woo y su, al parecer, nuevo capricho por el bailarín de pelo morado.
- ¿Cómo lo harás si te pasas media vida tirado en la cama? Dime una cosa, ¿en la cama solo duermes o puedo suponer qué haces otro tipo de actividades?
Aquello fue la gota que colmó el vaso de la paciencia de Sung Kyu quién a punto estuvo de estamparle el puño en la cara a ese cretino cuya sonrisa le crispaba los nervios.
Gracias a que Woo Hyun tenía buenos reflejos y el gimnasio había dado sus frutos pudo detener el puño con su mano derecha, cogiendo la de Sung Kyu con fuerza para que no se escapase.

Sung Kyu admitió que le pilló por sorpresa todo esto puesto que aquella situación parecía que al menor le estaba encantando. Y él solo quería borrarle esa sonrisa de un solo golpe. ¿Qué demonios quería ese niño de él?
- Suéltame – le advirtió el mayor intentando mantener la compostura.
- Admítelo hyung, tienes curiosidad.
- ¿Sobre qué?
Woo Hyun acortó todavía más la distancia rápidamente, labios quedando a escasos centímetros.
- Todo esto – le contestó el menor disfrutando ver aquel bonito rostro surcado por la incertidumbre, un poco de odio y porqué no, también curiosidad.
- Wow, ¿interrumpimos? - preguntó una voz que Woo Hyun conocía a la perfección y que le hizo suspirar mientras soltaba la mano de ese hyung, este aprovechando para dar un par de pasos hacia atrás.
- Algo así, estaba saludando a Sung Kyu hyung como se merece después de varios días de ausencia – contestó el moreno mientras Sung Kyu parecía haber vuelto a ser él y su mirada de cabreo pasó desde Woo Hyun a su amigo pelimorado para terminar en su mejor amigo que estaba allí plantado parpadeando varias veces intentando asimilar lo que acababa de ver.
- ¡TÚ! ¡VEN AQUÍ AHORA MISMO DINOSAURIO DEL DEMONIO! ¿¡Qué demonios has ido contando sobre mí!? ¡Voy a patearte el trasero! - le gritó avanzando varios pasos haciendo que Dong Woo soltase un grito y fuese a refugiarse tras la espalda de Hoya, acción que pilló de sorpresa a Sung Kyu porque aquello le pareció familiar solo que esta vez Hoya no era el que quería pegarle a Dong Woo ni él mismo el que estaba protegiendo a su amigo. Parecía que los papeles se habían invertido.

Por la mirada que Ho Won le dio supo que él estaba pensando lo mismo cosa que hizo que Sung Kyu cogiese aire y se relajase.
- Culpa mía Kyuzizi, pero es que estaba solito mientras tú dormías... - se disculpó Dong Woo sabiendo que esta vez había sido culpa suya por ir contándole cosas a Woo Hyun que sabía que a Sung Kyu no le harían gracia alguna.
- Dong Woo hyung, ¿en serio este hyung se pasa todo el día en la cama? Yo también lo hacía pero por otros moti-...
- ¡Cerrad la puta boca, todos! - gritó Sung Kyu masajéandose las sienes, tenía un dolor de cabeza bastante considerable y ahora mismo lo único que quería era volver a su casa, o lanzarle una silla a la cabeza a alguien.
- Wow, y yo que pensaba que solo Sung Jong incitaba a la ira – comentó Hoya con un silbido recibiendo una mirada fulminante de Sung Kyu.
- ¿También os ha ido ese niño con el cuento de las influencias?
- En absoluto, me lo ha contado Dong Woo hyung – contó Hoya mientras Woo Hyun no se enteraba de la película y miraba a los tres como si de un partido de tenis se tratase.

Sung Kyu cogió aire antes de pasar de largo en dirección a la salida con Dong Woo pegado a sus talones mientras le gritaba que lo sentía y que en compensación haría lo que él quisiera.
- Te va a llevar toda la noche compensarme por esto – le dijo Sung Kyu con una pequeña sonrisa mientras le pasaba el brazo por los hombros.
- ¡Ho Won, nos vemos mañana! - le gritó como despedida el peliazul antes de girar la esquina y desaparecer.

Hoya y Woo Hyun se miraron antes de que este último le sonriera al primero.
- Quita esa cara de celos.
- Mira quién habla, ¿qué demonios ibas a hacer si no llegamos a interrumpir? - pregunta Hoya mientras el moreno apagaba las luces de la sala y cerraba la puerta con la mochila al hombro.
- Nada que él no quisiera – contesta el chico con una sonrisa caminando por el pasillo con Ho Won a su lado.
- Por la cara que tenía ese hyung lo que quería era matarte, pero con la cara que estás poniendo ahora mismo presiento que tienes algo en mente.
Woo Hyun le sonrió mientras ambos salían del edificio.
- Nada más lejos de la realidad, solo dejaré que las cosas fluyan a su ritmo.
Hoya se rió a carcajadas.
- Intenta que no te maten en el proceso, ese hyung no es como tus otras conquistas.
- Lo sé, por eso es interesante.


∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞


- ¡¡Hyuuuuuuuung veeeenga perdonameeee!! Es que Woo Hyun me hizo un par de preguntas y era muy pesado y solo quería bailar y Hoya me estaba esperando.
- No me menciones ni a uno ni a otro, voy a prohibirte que hables con ellos, son una mala influencia.
- Eres peor que mi madre – se rió Dong Woo mientras ambos caminaban hacia sus respectivas casas – pero deberías tratar con ellos, son buenas personas.
- Los delfines Dong Woo...
- ...y con Sung Jong y Myung Soo, es un poco callado pero son muy simpáticos y me han explicado varias cosas.
- No creas todo lo que te dicen, ¿qué te dije de la teletienda en aquella ocasión?
- Que todo lo que dicen son puras mentiras.
- Pues eso es lo que son esos dos.
- ¿Son una teletienda?
- Como si lo fuesen, por si acaso no les compres ningún catálogo.
Dong Woo empezó a reírse a carcajadas.
- Claro, ahora vendrán con el catálogo de “Como ser un pecador e influir en las personas”.
- Quien sabe, hay mucho loco suelto últimamente y todos se concentran a tu alrededor... ¡y no, yo no estoy loco!
- Eso dicen los locos.
Sung Kyu negó con la cabeza antes de pasarle a su amigo el brazo por los hombros.
- Anda vamos, aún tienes que compensarme por lo de antes y sepas que quiero una suculenta cena y una maratón de películas como en los viejos tiempos.

- Eres un niño hyung – contestó el peliazul antes de que ambos se metiesen en el portal de casa del mayor.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞


- ¿Seguro que quieres hacer esto? - preguntó Myung Soo a su amigo mientras ambos estaban en la agencia de modelaje ya que habían llamado al mayor a cubrir una baja de última hora de un fotógrafo.
Nada del otro mundo, unas cuantas fotos que se necesitaban y en unos minutos estaría fuera pero Sung Jong había insistido en acompañarle y contarle lo que tenía en mente.


- Desde luego, ya va siendo hora de que afronten todo esto.
- ¿No eras tú el que quería que lo descubriesen ellos mismo?
- Lo han hecho, al menos la mayoría. Dong Woo hyung fue el primero y seguro que ya se lo ha contado a Hoya. Woo Hyun hyung creo que no es demasiado tonto, aunque no podría decirse lo mismo de su amigo alto que parece empeñado en seguirte a todas partes... y Sung Kyu hyung es demasiado vago pero no por ello estúpido, se dará cuenta.
- En resumen, que ahora mismo los dos más tontos son Sung Yeol y Woo Hyun, ¿estás seguro que son quienes crees que son?
- Totalmente seguro, ya he hecho mis deberes respecto a ellos y además el cerebro criminal de ese trío de amigos es Hoya – se ríe Sung Jong mientras su amigo también se reía por lo bajo, recogiendo las cámaras que había usado – eso me recuerda, ¿no estás tú también prestándole demasiada atención a esa jirafa?

La sonrisa desapareció del rostro de Myung Soo adoptando un gesto despreocupado.
- Nada del otro mundo, si él me espía y tiene en cuenta todos mis movimientos yo no debería de quedarme atrás, hay que conocer bien al enemigo.
- ¿Enemigo? Interesante... pero bien sabes que al final tendremos que unir fuerzas con el “enemigo”.
- Lo sé, todos tendremos que ayudarnos a controlar esto, ya sabes que en cuanto se den cuenta de lo que pueden llegar a provocar a su alrededor el efecto será mayor y les costará controlarse.
- Yo te veo perfecto y te enteraste hace varias semanas.
El moreno se encogió de hombros.
- Yo soy yo y ellos son ellos, creo que algunos serán más problemáticos que otros.
- Estoy deseando ver sus caras, ¿crees que nos tomen por locos?
- Si es que no lo hacen ya.
- Bah, no será para tanto – se ríe Sung Jong mientras al mismo tiempo sacaba su teléfono móvil y enviaba un par de mensajes - ¿qué te parece la cafetería del centro?
- ¿Esa tan tranquila y que hacen una tarta de moras deliciosa? - preguntó Myung Soo con los ojos brillantes.
- La misma, puede ser un buen punto de reunión.
- Tú mismo, al fin y al cabo eres el cerebro criminal detrás de todo esto.
- Soy un ángel inocente y lo sabes.
Dicho esto el menor cerró el móvil antes de que ambos chicos saliesen de la agencia.



∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞



El punto de reunión al final resultó ser una cafetería pequeña y acogedora que se encontraba algo apartada de las calles centrales y donde los tres amigos se habían plantado cinco minutos antes de la hora acordada del Sábado por la tarde.
- Yo sigo sin fiarme, ¿y si es un atentado contra nuestras vidas? - preguntó Sung Yeol mirando a su alrededor por si de casualidad veía algún coche bomba o algún asesino en serie esperándole.
- En todo caso sería contra la tuya, eres el único que ha estado acosando a su amigo sin parar – le contestó Hoya mientras avanzaba para entrar al local.
- Y no, no digas que es por el bien común – concluyó Woo Hyun justo detrás de Hoya dejando a Sung Yeol poniendo morros y corriendo tras sus amigos.
- No va a salir nada bueno de todo esto, ya lo veréis.

Los tres amigos entraron a la cafetería, vacía a primera vista para darse cuenta de que Sung Jong y Myung Soo ya se encontraban allí y el primero les saludó con la mano y una dulce sonrisa mientras les hacía gestos para que se sentasen en alguna de las cinco sillas libres que allí había.
Woo Hyun optó por sentarse al lado de Myung Soo puesto que el más alto parecía reacio a esto último. Sung Yeol terminó sentándose al lado del moreno dejando a Hoya sentarse enfrente y junto a las dos sillas todavía libres.
- ¡Gracias por haber venido! Le pedí a Dong Woo tu número así que espero no te haya molestado – le dijo a Hoya que negó con la cabeza sin darle demasiada importancia a esto.
- La verdad es que yo también tengo curiosidad por lo que tengas que contarnos, más si nos afecta a todos.
- Paciencia, aún faltan dos por venir aunque temo que llegarán más tarde de lo acordado...
- Lo de ese hyung no tiene nombre... - Woo Hyun se rió mientras le daba golpes a Sung Yeol por debajo de la mesa para que se estuviera quieto, el más alto moviendo una de las piernas arriba y abajo de puro nerviosismo.

Más de diez minutos después la campanita de la puerta volvió a sonar y un grito se escuchó por todo el local.
- ¡Lamento el retraso, Kyu hyung se ha quedado dormido en el metro y nos hemos pasado la parada! - se disculpó el peliazul mientras saludaba a todos con una sonrisa de oreja a oreja y corría a sentarse junto a Hoya que le saludó con una pequeña sonrisa.
- ¡No me eches a mí toda la culpa que tú estabas demasiado enfrascado en esos pasos de baile tuyos como parar darte cuenta de que nos habíamos pasado la parada!
- Porque yo confío plenamente en ti Kyu hyung – puso morritos el chico mientras el resto a su alrededor los miraban con pequeñas sonrisas de diversión en el rostro.
- Ag, no se puede discutir contigo – gruñó el mayor tomando asiento junto a su amigo sin mirar frente a él donde un Woo Hyun lo miraba con una sonrisa inocente en el rostro. Y eso le crispaba los nervios.
- Bien ahora que ya estamos todos...
- ¡Pidamos comida! - cortó Myung Soo sorprendiendo a los presentes mientras le pedía al hombre mayor que allí había, y que además parecía conocerle, lo que parecía su ración y la del resto de los presentes.
- Que no os engañe, piensa comerse todo eso y más así que será mejor que elijáis vosotros – avisó Sung Jong pidiendo lo suyo y el resto imitándole.

Varios minutos después fue el menor el que carraspeó llamando la atención de los allí presentes.
- Bien vamos a ser directos, algunos de vosotros ya podéis imaginar lo que voy a decir así que no me andaré con rodeos, ¿sabéis lo que son los pecados capitales?
Los cinco se miraron entre ellos antes de asentir, Myung Soo devorando su segundo trozo de tarta como si aquello no fuese con él.
- Perfecto, entonces sabréis que hay siete pecados...
- Antes de que sigas por ahí, ¿esto tiene que ver con lo de las influencias que nos dijiste el otro día? - preguntó Sung Kyu con el ceño fruncido.
- ¡Te lo dije! Me debes la cena Kyu hyung – exclamó Dong Woo con una sonrisa.
- ¿De qué demonios estáis hablando? - preguntó Woo Hyun
- Estos dos piensan que uno de ellos influencia la ira y por eso el día que nos conocimos todos por primera vez Ho Won casi mata a Dong Woo – informó el mayor cruzándose de brazos.
- Es la verdad, yo influencio la Ira al igual que tú influencias la Pereza – le dijo Sung Jong al castaño que lo miró como si se hubiera vuelto loco.
- ¿Yo? ¿Pereza?
- Sinceramente no sé de qué te sorprende – le cortó Myung Soo – no hay más que verte.
- Por si nadie lo ha notado este de aquí es la Gula – explicó Sung Jong mientras el nombrado se encogía de hombros y continuaba comiendo.
- Espera espera, ¿estás insinuando que cada uno de nosotros es un pecado capital? - preguntó Woo Hyun sin creerse demasiado todo esto.
- Por supuesto, ¿no está claro? ¡No hay más que veros! - exclamó el menor mirando al rostro de cada uno.

Dong Woo parecía ligeramente incómodo mientras a su lado Sung Kyu soltaba maldiciones e incoherencias por lo bajo y Hoya intentaba procesar la información.
Miró a Sung Jong; Ira.
Myung Soo; Gula
Sung Kyu; Pereza.
Sus ojos vagaron por sus dos mejores amigos quienes se miraban entre ellos sin saber qué decir antes de posarse en la figura sentada a su lado.
- ¿Eres Lujuria, verdad? - le preguntó a Dong Woo quien lo miró antes de encogerse de hombros.
Sabía que lo era pero decirlo en voz alta era demasiado vergonzoso para él.
- Premio para Ho Won, definitivamente es el más listo aquí – aplaudió Sung Jong mientras Sung Kyu miraba a su mejor amigo.
Piezas del puzzle encajando poco a poco en su lugar.
- Oh, entonces por eso... - empezó antes de que Dong Woo le pusiera una mano en el muslo, apretándolo para que no continuase.
- Podría decirse que sí.
- ¿Me he perdido algo? - preguntó Woo Hyun mirando aquella escena - ¿realmente pensáis que somos una especie de pecados capitales? Yo sé que mi persona es un pecado para muchos y muchas pero de ahí a esto...
- Dado que no hay un pecado que se asemeje a la estupidez definitivamente este idiota es la Soberbia – informó Ho Won mirando a su amigo que lo miró totalmente escandalizado.
- ¡¿Soberbia?! ¡Por dios, soy mucho más que eso!
- ¿Una súper soberbia? - preguntó Sung Kyu dándole un sorbo a su café.
- Woo Hyun no puedes negarlo después de que ayer te casases con el espejo del baño – se rió Sung Yeol.
- ¡No me espíes mientras me ducho!
- ¡Yo no te espío!
- ¡Entonces admite que envidias y disfrutas de mi cuerpo a mi costa!
- Bingo, aquí tenemos la Envidia – puntualizó Sung Jong con una sonrisa de oreja a oreja mientras Hoya se reía por lo bajo.
La verdad es que si lo pensaba todo empezaba a encajar perfectamente.
- Y por último queda... - empezó Sung Kyu mirando a Hoya que se encogió de hombros.
- Soy la Avaricia.
- Tampoco me sorprende, tu ego y el querer tenerlo todo es mundialmente conocido – se mofó Woo Hyun.
- Al menos yo no estoy casado con mi espejo del baño mientras mi mejor amigo me espía porque envidia mi cuerpo.
- ¡YAH! - gritaron Woo Hyun y Sung Yeol al mismo tiempo haciendo que Dong Woo estallase en carcajadas y Sung Kyu escondiera su risa detrás de la taza de café.
- Eres un maldito Satán morado, ¿seguro que todo esto no es cosa tuya? - gruñó Sung Yeol.
- Eso me pregunto yo, ¿qué significa todo esto? - preguntó Sung Kyu mirando fijamente a Sung Jong.
- Sinceramente no lo sé, yo hace varios años que sé lo que puedo llegar a hacer, básicamente porque no era demasiado normal que la gente se pelease tanto a mi alrededor. De pequeño pensaba que la culpa eran mis acciones... pero bueno, es una historia larga y algo tediosa de contar ahora mismo, simplemente sabed lo que sois y lo que podéis llegar a hacer.

Los cinco se miraron antes de asentir sin comprender demasiado bien aquello, porque el que lo supieran ahora mismo no cambiaba nada, ¿verdad?
- Las cosas van a cambiar, tenedlo presente. Ahora que lo sabéis seréis más conscientes de ello y por ende la influencia será mayor – informó Myung Soo quien se había comido cuatro platos de pastel y ahora bebía tranquilamente una taza de té.
- ¿Como estáis tan seguros de esto? - preguntó Sung Kyu.
- Porque las mujeres de la agencia de modelaje aún están intentando quitarse los kilos ganados desde que Myung Soo se enteró que era la Gula – se rió Sung Jong quien lo encontraba bastante divertido.
- Entonces no deberías de habernos dicho nada – dijo Ho Won mirando fijamente al menor quien negó con la cabeza.
- Tenía que hacerlo después de lo que pasó en la cafetería. Es mejor saberlo e intentar controlarlo que no saberlo y que terminéis matándoos unos a otros. Además, parece que algunos de nosotros estamos más influenciados que otros a diferentes pecados, y eso hay que averiguarlo – zanjó Sung Jong bastante serio y mirando fijamente a Hoya quién admitió que tenía razón.
No quería que lo de la cafetería se volviera a repetir.
- Bien, ¿y ahora qué hacemos? - preguntó Sung Yeol dejando la taza de café vacía sobre la mesa.
- ¿Acaso no es obvio? Vamos a pasar más tiempo juntos y controlarlo antes de que afecte al resto de personas...
- En resumen, ¡somos todos amigos! - gritó Dong Woo con una sonrisa de oreja a oreja mientras abría los brazos como si pudiera abarcar a todos los allí presentes quienes lo miraron antes de sonreír levemente, Sung Kyu el más reacio a aceptar todo esto pero al menos no gruñendo en voz alta.
- Genial, más locos al grupo... - bufó Sung Yeol.
- No eres el más indicado para hablar, jirafa acosadora – le dijo Myung Soo sin perder la sonrisa haciendo que Sung Yeol abriese la boca para replicar pero en su lugar un leve sonrojo se apoderara de su rostro.

El resto de la tarde pasó tranquila dentro de la cafetería, aunque a partir de ahora es cuando más deberían de ponerse a prueba. Porque aquello acababa de empezar.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞


Lo seeeeé soy el auténtico Satán Morado detrás de todo esto (?) pero aish, no terminaba de organizarme las ideas para este capi porque no sabía si ponerlo todo junto y que al final se diesen cuenta de lo de los pecados o cortarlo en dos y no hacerlo tan largo... al final he optado que, debido a la tardanza, os merecéis un capi largo así que aquí está, todo juntito xD

Esta vez le ha tocado al WooKyu un pequeñito avance, ¿soy yo o WooHyun anda un poco directo y eso? Ya veremos como empieza a tomarse Sung Kyu todo esto ~


Como siempre la 91line con sus cosas de amigos xDDDD me encantan los tres, ¿lo he dicho ya? son puro amorsh ~ ♥ igual que el YaDong *se muere de feelings ella sola* y Myung Soo va a la suya en su propia dimensión de amor y comida xD


Por fin se han dicho las cosas y ya saben lo de los pecados (¡Bien!) así que ahora toca ponerse manos a la obra e intentar que los pecados no les influyan demasiado... ¿lo conseguirán o muchos serán consumidos por el pecado? (que porno ha sonado eso xDDDDDDD)

Pregunta, ¿qué pareja creéis que hará el primer movimiento en su relación? ¡Apuestas, apuestas!
Intentaré no tardar tanto en el próximo capi, ¡lo prometo!

Esperaré vuestra opinión ^^ os quiero cuties ♥♥♥



Fanfic con derechos de autor. Prohibida la copia total o parcial del Fanfic. 
¡No al plagio! Respeta el trabajo de las autoras.
¡Gracias y no te olvides de comentar ^_^!


{ 9 comentarios... read them below or Comment }

  1. wahhh super interesante el wookyu ^^ me muero q emocion esperare el proximo cap mordiendome las uñas para ver q mismo pasa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias cariño, me alegra que te guste ~ no te muerdas las uñas tanto!! Aunque admito que ahora empieza lo bueno porque ya todos se conocen, se reunirán más y tratarán el problemita de los pecados así que habrán mas avances entre ellos ~ xD

      ¡Un beso y nos leemos cutie! ♥

      Eliminar
  2. Annyeong~~ ya estoy por aquí~~

    Admito que me he leído esto por partes.. un día un poquito, otro día el otro... no podía concentrarme y pff... para realmente leer y "no leer" pues lo terminaba dejando (así de depresiva estaba que ni algo que contuviese Woogyu me hacía feliz XD).

    Pero bueno... me he levantado mejor.. aunque está nublado y va a llover, extrañamente estoy mejor que ayer que hacía sol... cosas mías ^^'...

    Siento mucho haberte preocupado Y.Y Creo que son muchas cosas a la vez y empezar la dieta y estar en mis días del mes no a ayudado, dormir muy poco again por la uni... en fin... todo es adaptarse de nuevo a la rutina XDD.

    Yendo al fic...MIS BEBÉES (;__;) mi kokoro salta de la felicidad leyendo cosas de ellos... solo que no me queda muy claro a quién me vas a poner debajo con esa actitud de "intento de hombre" de baby Gyu... pero bueno yo creo que Nam lo mete en cintura y te paso Gyu lo arregla para ver si rompe el matrimonio con su espejo, que eso no es una relación sana XD.

    Yeol está como una cabra, pero bueno yo creo que eso ya se sabía (?) y Dongwoo... a veces de verdad que no sé si es inocente tirando a tonto o bien si en realidad es una mente maestra, en serio... dicen que los genios son los que parecen más locos (?) Veremos veremos...

    Lo de los pecados.. mmm... tengo que ver cómo funciona eso por el momento.. y Myung comiendo *__* Yo le tendría bien alimentado <3 XDD.

    Y creo que no me dejo nada de lo que quería decir... la verdad es que no me acuerdo ^^'...

    Cuídate muuuuuuuucho y pues... nos leemos en la continuación~~ <3

    Love uuuuuu ^o^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uggg que malas son las dietas, ¡deberían de estar prohibidas! y como ya he dicho en el coment de la recomendación no te deprimas cari que las cosas tienen que mejorar por cojones, que es una temporada complicada y mírame a mí, cumplo años este jueves y no me deprimo por la edad *llora por las esquinas presa de un pequeño trauma mientras gimotea "oppas... oppas solo vosotros me entendéis"

      Dejando de lado este pequeño trauma (?) mientras haya conseguido que te rías un poco, aunque sea por el maldito loco de Sung Yeol, me quedo mucho más tranquila xD
      Y bueno, que te hayas muerto un poquito con los feelings del WooKyu, que ya te cogió depre porque en el anterior capi no había mención de Kyu, ¿has visto como te lo compenso? xDDD

      Ciertamente yo también lo medité, lo de ver quién iría debajo pero sabiendo lo perezoso que es Sung Kyu (?) obviamente no hará más esfuerzos de los necesarios xDDD nah es muy cuchi en el fondo y todas lo sabemos, pero tiene que proteger a Dong Woo de los violadores y del mal que azora al mundo así que tiene que sacar su vena machota xD y de paso ir rompiendo espejos por el bien de Nam.

      Dong Woo es amorsh y un puto genio del mal pero como es taaaan jodidamente bueno pues ahí lo tenemos dejandoo que Hoya sea el Satán morado del fanfic (??) xDDDDD si es que me encantan *saca banderita YaDong* y últimamente tengo los feelings más alterados porque hay comentarios por twitter de que andan preparando el segundo minialbum de H ♥♥♥♥

      Gracias como siempre por comentar cutie ~ agradezco que te pases por aquí y bueno, le eches una ojeada a este intento de fic divertido y con los pecados capitales que son Infinite porque, seamos sinceras, son pecados xD

      Eliminar
  3. Hola leí los 5 capítulos fue muy divertido no salió aún el capitulo 6? me quede con las ganas...........!!!

    Y felicidades siempre tus fanfics son divertidos bueno los que leí te luciste.......´´´me encanta el Wookyu, esperaré el siguiente capitulo con ansias!

    ResponderEliminar
  4. Waa, continualo que haces fics geniales, esos que hacen que te den ganas de leer mas .

    ResponderEliminar
  5. Por favor continualo, es de los pocos fics buenos que hay y muero de ganas por saber que pasará con el satán morado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja me alegra que te guste mi satán morado~ la verdad es que tengo escrita la mitad del capitulo siguiente pero entre unas cosas y otras no me termina de gustar lo que escribo.
      Prometo que lo continuaré pero cuando tenga más ánimos y tiempo y sobre todo cuando me guste realmente lo que escribo :3

      ¡Saludos!

      Eliminar
  6. Wahh~ Me encanta!! Escribes super cool y la historia es muy interesante ajaja. Por favor continúalo ��

    ResponderEliminar

- Copyright © SooriBang Subs - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -